FUNDAMENTOS HEBREOS

Fundamentos Hebreos
Estudios de Judaísmo y Lenguas Bíblicas
Fundamentos Hebreos
Obedeciendo las Mitzvot(Mandatos) que dicta la Torah
Fundamentos Hebreos
Cumpliendo con las Leyes Universales
Fundamentos Hebreos
Estudios de Taharat Hamishpajá (Pureza Familiar) para la Mujer Judía
Fundamentos Hebreos
Retornando a las Raíces Hebreas
Fundamentos Hebreos
Seas bienvenida Alma Judía!

Comparte Nuestra Web!

Articulos Destacados!

Nacimiento Judío
 
El Nacimiento Judío
 
 
El Nacimiento Judío
 
 
El judaísmo es una concepción de vida y mundo a la cual pertenece todo judío. Esa concepción está encuadrada en un sistema de mandamientos (mitzvot) que son obligaciones y prohibiciones que debe cumplir. Esas mitzvot deben ser cumplidas por decisión y no compulsión; y dentro de ese sistema se desarrolla la vida de un judío.
 
Desde que un judío sale a la luz del mundo del vientre de su madre, ya trae consigo esas obligaciones y prohibiciones. De acuerdo a la Torá (Genesis 17), el neonato debe ser introducido al “Pacto de Abraham” (Brit Abraham): “Yo establezco mi alianza contigo y con tu descendencia después de ti de generación en generación. Un pacto perpetuo, para ser yo tu Dios y el de tu descendencia, que te seguirá después de ti… la alianza que será guardada entre vosotros y yo, tu y tu descendencia después de ti, es esta: Todo varón entre vosotros será circuncidado. Vosotros circuncidareis la carne de vuestro prepucio y ésta será la señal del pacto entre vosotros y yo. En el transcurso de vuestras generaciones vosotros haréis circuncidar a todo varón a la edad de ocho días……así estará marcada mi alianza en vuestra carne como una alianza perpetua. El varón incircunciso, al que no haya sido cortada la carne de su prepucio, será borrado de su pueblo; ha violado mi pacto”.
 
Y de acuerdo con este mandamiento realizamos los judíos el “Brit milá” (el pacto de la palabra, la circuncisión) a nuestros hijos varones. Al octavo día del nacimiento, si la salud del bebé lo permite, se realiza la ceremonia del “brit”. Es costumbre festejar el “brit” con una pequeña fiesta, aunque hay rabinos que recomiendan hacerlo únicamente con diez adultos, para no ofender a aquellas familias que no pueden festejar en grande por razones económicas (hermosa decisión a mi entender, ya que el judaísmo no debe ser una vitrina de lucimiento, sino una concepción de verdadera justicia social). Para el “Brit” es costumbre vestir festivo al bebé, elegir al “mohel” y al “sandak” y realizar la ceremonia.
 
La ceremonia del “brit” tiene una parte obligatoria, la circuncisión y sus bendiciones y costumbres que difieren entre las diversas comunidades y grupos y que no son obligatorias, sino resultado de ideas que se fueron imponiendo en diversos lugares y pasaron a ser tradición en esas comunidades. 
 
El público espera de pie al bebé, que suele ser traído sobre un almohadón decorado (comúnmente por una mujer, homenajeada por los padres), que lo entrega al “mohel” (el circuncidador), que deposita por un instante al recién nacido en la “Silla de Eliahu” (llamada así, porque de acuerdo a la tradición el profeta Eliahu es testigo de todo judío que pasa a ser parte de la Alianza) y luego lo entrega al “sandak” (padrino - pero no un padrinazgo de cuidar al niño a falta de los padres, sino un honor de circunstancia).
 
El brit debe realizarse el octavo día, aún si éste cae en Shabat o Iom Kipur. De esa manera, si un niño nace un lunes, el bris milá será el lunes siguiente; si nace un sábado, el brit será el próximo sábado. Debido a que el día se cuenta desde el mediodía, al niño que nació un miércoles a la noche después de la caída del sol, se le hará el brit el jueves siguiente.
 
Un brit debe realizarse durante el día, de preferencia por la mañana.
El brit sólo puede posponerse si el niño está enfermo, es débil, o prematuro, o si la opinión del médico indica que la circuncisión puede ser peligrosa. En caso de dudas acerca de la condición del niño, la ley judía prescribe cautela y espera.
Durante el ritual de circuncisión, el padre del niño recita la siguiente bendición:
 
“Baruj Atá, Adonai, Eloheinu, mélej haolam, asher kidshanu bemitzvotav vetzivanu lehajnisó bivritó shel Avraham Avinu”.
“Bendito eres Tú, Señor, nuestro Dios, Rey del Mundo que nos has santificado con Tus mandamientos y nos ordenaste hacer entrar el niño en el Pacto de nuestro padre Abraham.”
 
Los invitados presentes responden “Amén” a esta bendición y recitan en voz alta su propia oración:
 
“Keshem shenijnás labrit, ken ikanés la Torá, ulejupá ulemaasim tovím” 
“Del mismo modo como ingresó en el pacto, que pueda incorporarse al estudio de la Torá, al matrimonio y a la realización de buenas acciones.”
 
Durante el brit milá se otorga formalmente al niño su nombre. Para un niño varón, la otorgación del nombre no tiene lugar en los servicios de la sinagoga.
A la persona que sostiene al niño durante la circuncisión se le llama sandak. Desde los tiempos antiguos, fue siempre considerado un honor actuar en esta calidad.
 
 
El mohel finaliza la intervención quirúrgica con la “pria” “metzita” y vendaje.
 

Apoya nuestra labor! 

 DonacionPayPal

 Dudas o sugerencias?

Comunicate con nosotros!

LiveZilla Live Chat Software

 

 

http://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7160&A=3844&Task=Get

http://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7016&A=3844&Task=Get