FUNDAMENTOS HEBREOS

Fundamentos Hebreos
Estudios de Judaísmo y Lenguas Bíblicas
Fundamentos Hebreos
Obedeciendo las Mitzvot(Mandatos) que dicta la Torah
Fundamentos Hebreos
Cumpliendo con las Leyes Universales
Fundamentos Hebreos
Estudios de Taharat Hamishpajá (Pureza Familiar) para la Mujer Judía
Fundamentos Hebreos
Retornando a las Raíces Hebreas
Fundamentos Hebreos
Seas bienvenida Alma Judía!

 

Comparte Nuestra Web!

 Estudia Hebreo Bíblico

Click en la imagen

http://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=6632&A=3844&Task=Get

Tienda-Judaica

Has click en la imgen

World Of Judaicahttp://aff.clixie.com/scripts/imp.php?a_aid=FUNDAMENTOShebreos&a_bid=86139135

Januca
 
 
De que se trata la Festividad de Jánuca?
 
 
 
El 25 de Kislev se celebra Januca.
 
El nombre de esta conmemoración -Januca- proviene de la palabra "Janu", que significa "descansaron" y la partícula "ca", que representa él numero "25".
 
Resulta que la palabra Jánuca manifiesta el descanso que se produjo el 25 del mes de Kislev. Esto ocurrió en épocas del Segundo Templo Sagrado, cuando los griegos profanaron el Santo Templo, y más tarde los judíos lo recuperaron, purificaron y reinauguraron.
 
Así comenzó todo:
 
Inicialmente, los griegos tramaron arrastrar el corazón del pueblo de Israel para que renieguen de sus creencias en Di-s Único y Todopoderoso. La intención de ellos era, que los judíos abandonen el servicio y la fe en Di-s y se plieguen a los cultos y creencias paganas de los griegos. Por eso, en un primer momento, se valieron de estratagemas solamente, sin guerrear.
 
Este levantamiento ocurrió en el año 3593 del calendario hebreo (-168 del calendario civil). En esos tiempos, gobernaba el rey Antíoco IV (Epifanes), y fue él quien decretó a sus hombres combatir la creencia de los judíos y la profanación del Templo.
 
En principio les hablaban suductoramente y así lograron conquistar el corazón de las personas simples. Tras lograrlo, el rey les otorgó un gobernador para la nación y el Templo Sagrado (Beit- Hamikdash).
 
El reinado nombró también distintos cargos de jefatura y ministros pertenecientes al pueblo judío. Asimismo, designaron un "Cohen Gadol" (Sumo Sacerdote) como así administradores, jueces y alguaciles.
 
Estos hombres designados, se plegaron a lo dictaminado por el invasor y fueron apodados "mitiavnim" (helenistas), lo cual significa que por decisión propia aceptaron las reglas y no por decreto gubernamental.
 
Los griegos comenzaron a instruir a los subyugados, sobre todo en lo concerniente a la legislatura griega. Asimismo, los instigaron a violar y profanar las Sagradas Escrituras entregadas por Moshe, la preciada Torá que el pueblo recibió en el monte Sinaí. Esto aconteció luego de la salida de Egipto, y llegaron en ese momento a alcanzar una pureza notable. Ahora los judíos que se subyugaron, abandonaron esa pureza conseguida con tanto esfuerzo, y participaban en ceremonias, bailes y homenajes a dioses paganos.
 
Sin embargo, no todos hacían esto, ya que la mayoría de los judíos no se subyugaron a esta deshonra y vejamen espiritual. Por el contrario, se aferraron a la Sagrada Torá y clamaron al Eterno, llorando amargamente por los hermanos que se descarriaron y cayeron en las garras del usurpador.
 
El rey se enoja
 
Vio Antiocos, el malvado rey, que los "mitiavnim" no cumplen un trabajo completo, al ser que no ejercen mano fuerte, con todo el pueblo. Y advirtió además, que son como excomulgados en ojos de la mayoría. 
Tras ver esto, decidió mandar sus tropas, bajo el mando de sus crueles comandantes, con el claro objetivo de doblegar a los judíos. La orden era clara "subyugación o degüello".
 
Cuando las vandálicas huestes llegaron al sector judío, desenvainaron sus espadas, asesinaron, descuartizaron y saquearon. Vejaron horripilantemente a los hijos de Israel, propinándoles todo tipo de ultrajes, y como si fuera poco, asesinaron decenas de hombres, mujeres y niños indefensos que entregaron su alma por guardar la Sagrada Torá, sus leyes y preceptos.
 
Luego de esta invasión y aniquilación, una pequeña porción de "los nuestros", se subyugó al régimen pagano y al servicio a sus inmundos ídolos.
 
Otra porción reducida, se fugó hacia zonas deshabitadas o escondiéronse en cuevas.
 
Los renegados
 
Los mitiavnim, por su parte, cooperaban con el enemigo persiguiendo y tratando de convencer a los que huían, para que se plieguen al régimen invasor. Y hasta los trataban de traer por la fuerza.
 
Fue entonces cuando el enemigo ingresó al patio del Beit-Hamikdash -Templo Sagrado- y abrieron en la muralla trece grandes boquetes del tamaño de portones. Anularon el sacrificio cotidiano que se ofrecía -"Tamid"- e impurificaron el aceite y hurtaron el candelabro.
 
Construyeron un altar y subieron sobre él un cerdo, lo degollaron y llevaron su sangre al Sancta Sanctorum del Templo Sagrado. El pueblo judío oyó lo sucedido y temió en gran manera. Vieron que no hay refugio ante la guerra que se declaró, contra la espada y lanza del usurpador, mas el hermano revelado que se les unió.
 
El milagro
 
El milagro inicial en esta guerra, aconteció con las mujeres de Israel. Las esposas de los fugados y escondidos, cuando les nacía un varón a alguna de ellas, lo circuncidaban al octavo día, subían a la muralla de Jerusalem con el niño en sus brazos, arrojaban la criatura, y ellas se arrojaban detrás del bebé para subir al cielo los dos juntos. Esto lo hacían tras anunciar que se diga a sus maridos y todos sus hermanos que se ocultaban ante la guerra "¡Si vosotros no salís para batallar contra el invasor, no habrá para vosotros niños ni mujeres, y vuestro final será el exterminio total!. 
No en secreto guardaremos nuestra santidad sino a la vista de todos, y si es vuestra voluntad salvarnos, salid de vuestras madrigueras y pelead contra el enemigo hasta exterminarlo y el Eterno estará con vosotros!"
 
En ese momento, se levanto Matitiahu y sus cinco hijos, los Jashmonaim, como cachorros de león y congregaron todo varón valiente apto para combatir que había en el pueblo. 
Luego de esto, salieron a terminar con el enemigo del Eterno o morir en la contienda. Durante muchos días hicieron guerra los pocos contra los muchos, los débiles contra los fuertes, y los salvó la diestra del Eterno, exterminando al enemigo. Entonces fue purificada la tierra, de las huestes de Antíoco y todas sus abominaciones. Volvieron al Templo, purificaron el Altar y lo construyeron nuevamente, haciendo un candelabro de madera en el que encendieron candelas que iluminaron la luz de la Torá.
 
Alegría, fe y seguridad en el Eterno hubo en toda la casa de Israel, y en todos sus asentamientos, hecho que sería recordado en todas las generaciones, durante la festividad de Jánuca.
 
Agradecimiento a Judaismo Virtual
 

Apoya nuestra labor! 

 DonacionPayPal

 Dudas o sugerencias?

Comunicate con nosotros!

LiveZilla Live Chat Software

 

 

Articulos Destacados!