FUNDAMENTOS HEBREOS

Fundamentos Hebreos
Estudios de Judaísmo y Lenguas Bíblicas
Fundamentos Hebreos
Obedeciendo las Mitzvot(Mandatos) que dicta la Torah
Fundamentos Hebreos
Cumpliendo con las Leyes Universales
Fundamentos Hebreos
Estudios de Taharat Hamishpajá (Pureza Familiar) para la Mujer Judía
Fundamentos Hebreos
Retornando a las Raíces Hebreas
Fundamentos Hebreos
Seas bienvenida Alma Judía!

Comparte Nuestra Web!

Articulos Destacados!

TU BSHVAT
 
Porque celebramos Tu B´Shvat?


Por Rabino Lazer Brody
 
 
Tu B’Shvat aparece en el Talmud (Rosh HaShaná 2a) como uno de los cuatro "años nuevos" en el calendario judío:
 
"Beit Hilel dice que el 'año nuevo de los árboles' es el día 15 del mes de Shvat – Tu B’Shvat.
 
La costumbre en Tu B’Shvat es comer frutos de las siete especies con las cuales la Tierra de Israel es alabada: “…una tierra de trigo, cebada, viñas, higueras y granada, una tierra de olivos y miel [de dátiles]” (Deuteronomio 8:8).
 
En esta época del año, los árboles celebran. En Tu Bishvat, en la Tierra de Israel, los árboles de hojas caducas en los huertos empiezan a renacer, siendo el almendro el primero en florecer. Los árboles no sólo festejan el Año Nuevo de los árboles despertándose vibrantes de su sopor invernal sino que además la tradición nos cuenta que los árboles florecientes de la Tierra de Israel son los precursores de la Gueulá, de la Redención Final, muy pronto en nuestros días, amén!
 
En efecto los árboles tienen el gran privilegio de tener su propio año nuevo, o sea, el 15 de Shvat o Tu Bishvat. Pero ¿qué tienen los árboles tan de especial?
 
El Midrash (Vaikra Raba 25) nos cuenta que una de las primeras cosas que hizo Hashem en la tierra fue plantar árboles, pues la Torá dice en el relato de la Creación: “Y Hashem el Eterno plantó un jardín en el Edén”. Los árboles, y en especial los árboles frutales, son tan pero tan especiales para Hashem que Él les asignó un precepto por separado en la Torá, vale decir, que está prohibido arrancarlos.
 
Una de las primeras cosas que se supone que uno tiene que hacer cuando llega a la Tierra de Israel es plantar árboles frutales. De esta manera, los habitantes de la Tierra de Israel se hacen socios del Todopoderoso en la Creación. ¿Cómo? La Torá llama a la Tierra de Israel “una tierra que mana leche y miel”, más de una docena de veces. Rashi explica que la miel a la que se refiere la Torá es la miel que se desprende de los dátiles y los higos, que son dos de las siete especies de la Tierra de Israel que alaba la Torá. Por lo tanto, los que plantan palmeras datileras e higueras están ayudando a la Tierra de Israel a manifestar su potencial, pues son los afortunados emisarios que realzan el flujo de miel en la Tierra Santa.
 
Otro potencial adicional de la Tierra de Israel es que sus colinas florecen cuando florecen los árboles frutales. Esto, que aparece mencionado por el Profeta Ezequiel y el Midrash, conecta los puntos entre los árboles, la Tierra Santa y la Redención Final, del modo siguiente:
 
Dice el Profeta Ezequiel: “Y ustedes, oh montañas de Israel, extenderán sus ramas y darán sus frutos para Mi pueblo, Israel, pues pronto han de venir”. El Profeta está indicando con estas palabras que cuando las montañas de Israel florezcan con ramas llenas de flores y frutos, las organizaciones de inmigración a Israel van a empezar a trabajar horas extras. Y es que las montañas florecientes de Israel anuncian la Gueulá! No es sorpresa entonces que festejemos el Año Nuevo de los árboles…
 
La Guemará es más explícita aún: Rabí Aba dice que no hay más grande señal de la inminente Redención que cuando florezcan las montañas de Israel. Y dado que la Tierra de Israel comienza a florecer en Tu Bishvat vemos que Tu Bishvat es una fecha muy especial, porque precede a la Redención y al Mashíaj.
 
Enseña el Rey David que los árboles simbolizan la fertilidad. Muchas personas sin hijos han recibido la bendición del fruto del vientre después de haber plantado árboles frutales en sus patios, y en especial dentro de la Tierra de Israel. Esto es comprensible, especialmente si recordamos que Hashem dirige el mundo medida por medida: si tú ayudas a que la Tierra de Israel dé frutos, entonces Hashem te ayuda a ti a dar frutos también.
 
Otra bellísima costumbre es plantar un árbol frutal cada vez que nace un hijo. Esta costumbre se remonta a la antigua Israel, cuando los padres del niño plantaban un cedro tras el nacimiento, y los padres de una niña plantaban una acacia tras el nacimiento. Y cuando el joven y la joven se casaban, su palio nupcial estaba hecho de los respectivos árboles…
 
Disfruten entonces de los frutos de la Tierra Santa y que sean todos ustedes benditos con maravillosos frutos propios!

Si deseas puedes descargar el Seder Aquí!


 
 

Apoya nuestra labor! 

 DonacionPayPal

 Dudas o sugerencias?

Comunicate con nosotros!

LiveZilla Live Chat Software

 

 

http://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7160&A=3844&Task=Get

http://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7016&A=3844&Task=Get