FUNDAMENTOS HEBREOS

Fundamentos Hebreos
Estudios de Judaísmo y Lenguas Bíblicas
Fundamentos Hebreos
Obedeciendo las Mitzvot(Mandatos) que dicta la Torah
Fundamentos Hebreos
Cumpliendo con las Leyes Universales
Fundamentos Hebreos
Estudios de Taharat Hamishpajá (Pureza Familiar) para la Mujer Judía
Fundamentos Hebreos
Retornando a las Raíces Hebreas
Fundamentos Hebreos
Seas bienvenida Alma Judía!

Comparte Nuestra Web!

Articulos Destacados!

 

Mikveh

 

Bendición para antes de sumergirse en la Mikveh (Brajá Hatebilá)

 
La Torá prescribe ir a la Mikve para poder volver a estar ritualmente puro luego de un estado temporario de impureza ritual, o cuando una persona u objeto cambia de status, como ser, cuando un no judío se convierte, o cuando un recipiente cambia de dueño no judío a uno judío. Aunque no sea un decreto de la Torá, muchos hombres se sumergen en la Mikve a finales de la semana en preparación para el Shabat o para una festividad. Una novia se sumerge en la Mikve el día antes de su boda así como también lo hacen muchos novios. Todas las razones arriba mencionadas tienen en común sus tiempos de transición, desde un estado espiritual a otro.
 
Para purificarse, uno se sumerge totalmente en las “aguas vivas” de la Mikve, en donde la vida “anula la muerte”, y de esta manera la transición al estado de pureza se completa. Para poder pasar por completo esta transición mencionada uno debe sumergirse en las aguas de la Mikve, cuya experiencia eleva a la persona a nuevos niveles de conciencia.
 
Cuando las letras de la palabra “Mikvá” (mem, kuf, vav, heh) se reordenan, se forma la palabra “koma”, que significa “pararse” o “estatura completa”. Paradójicamente, para obtener nuestra estatura de completa espiritualidad y volver a nuestra verdadera esencia interna, debemos quitar todo tipo de vestimenta física y objetos físicos y sumergirnos, desnudos de ego, en las aguas de la mikve. Esta experiencia de “retorno al útero” nos reconecta a la fuente de la vida y a su energía rejuvenecedora. Desde el estado primordial de “nada”, nace un ego rectificado y la habilidad de transformar nuestro potencial puro en el actual. En este sentido, la Mikve alegóricamente refleja la creación de Di-s del universo “algo de la nada”.
 
Cuando las letras del nombre de Di-s (Alef, hey, yud, hey), usualmente traducido como “Seré lo que seré”, que deletreado completamente equivale a 151, el valor numérico de la palabra Mikve. El nombre de Di-s en su simple traducción representa potencial en su completa expresión y estatura. La experiencia de la Mikve se engendra en nuestra propia esencia la habilidad de revelarnos a nosotros mismos y al mundo nuestro potencial completo.
 
Las tres últimas letras de la palabra Mikve (kuf, vav, hey), significan “esperanza”. En hebreo, la letra Mem precede a la palabra “makom” (lugar), en este caso la Mikve puede entenderse como el lugar en donde la esperanza se actualiza. Nuestra última esperanza y salvación viene del sumergirnos completamente en la fuerza de la vida de Di-s que nos rodea y nos llena. Cuando podamos sentir verdaderamente este nivel de Divina Presencia en nuestras vidas, entonces estaremos llenos de esperanza y optimismo. La misma experiencia tangible de estar sumergido en las aguas de la Mikve crea las condiciones que llevan a facilitar tal interna transformación. La mikve simboliza la muerte que deja lugar a la vida, el lugar en donde la esperanza crece y se fortalece, en donde el potencial se despierta y permite alcanzar su completa estatura y en donde nos podemos elevar de un nivel a otro en un ascenso sin fin espiritual del alma.
Tambien cuando una mujer cumple su ciclo menstrual -Nidá o Período- que son 5 dias, debe dejar pasar otros 7 dias, completando 12 dias aislada. Despues procede al Baño Ritual ó Mikvé, sea en una pileta con agua almacenada y agua corriente al mismo tiempo, o en un rio o el mar.
 
La mujer debe desprenderse de todo adorno en su cuerpo, anillos, piercing, candongas, pendientes, relojes, etc., cubrirse la cabeza con una mascada o paño o pañoleta. Se sumerge en el agua hasta el cuello y recita la Brajá Hatebilá.
 
Después de recitar la Brajá, se sumerge totalmente el cuerpo y que ningùn cabello quede fuera del agua.
 
Lo mandado es una sola vez, pero la costumbre se hace por tres inmersiones totales despuées de haber dicho la Brajá.
 
Esta es la Bendición:
 
Baruj atá Adonay, Elohenu, Mélej haolam, asher kideshanu bemitsvotav vetsivanu al hatebilá
 
Bendito eres Tù, Adonay, nuestro Di-s, soberano del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos y nos ha ordenado con respecto a la inmersión.


Agradecimiento a shalomhaverim.org

 

Apoya nuestra labor! 

 DonacionPayPal

Tienes preguntas o comentarios? Dale Click a la Imagén.

LiveZilla Live Chat Software

https://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7160&A=3844&Task=Get

https://aff.eteachergroup.com/aw.aspx?B=7016&A=3844&Task=Get

CLOSE WINDOW   X

Seas Bienvenido!
 
Te invitamos a registrarte en el modulo que encontraras a la izquierda para que seas parte de nuestra lista de contactos y de esta manera puedas descargar muchos LIBROS en PDF gratis para avanzar en tus estudios, acceder a nuestra sección de PLEGARIAS HEBREAS y a tu correo llegará nuestro Boletín Semanal.
 
Fundamentos Hebreos
Retornando a tu Raíces Hebreas
Torah-Tefilah-Mishpaja