Hoy es veintiséis días, que son tres semanas y cinco días del Omer.

 

Hod de Netzaj (Humildad en Persistencia)

 
 
 
BARÚJ ATÁ ADONÁI, ELOHÉINU MÉLEJ HAOLÁM, ASHÉR KIDSHÁNU BEMITZVOTÁV, VETZIVÁNU AL SEFIRÁT HAÓMER.
 
Bendito eres Tú, Adonai nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente a la cuenta del Omer.
 
Comience desde aquí si esta contando durante el día, o si no ha contado todos los días desde el comienzo de la cuenta de este año:
 
Hoy es veintiséis días, que son tres semanas y cinco días del Omer.
 
Que el Misericordioso restaure el Beit HaMikdash a su sitio, rápidamente nuestros días; Amén, séla.
 
Para el director del coro; un canto con música instrumental; un Salmo. Di-s tenga gracia con nosotros y nos bendiga, que haga resplandecer Su semblante sobre nosotros para siempre; para que sea conocido Tu camino en la tierra, Tu salvación entre todas las naciones. Las naciones Te alabarán, Di-s, todas las naciones Te alabarán. Las naciones Se alegrarán y cantarán jubilosamente, pues Tú juzgarás a los pueblos con justicia y guiarás a las naciones de la tierra para siempre. Los pueblos Te alabarán, Di-s; todos los pueblos Te alabarán, pues la tierra habrá rendido su fruto, y Di-s, nuestro Di-s, nos bendecirá. Di-s nos bendecirá; y todos, desde los más remotos rincones de la tierra, Le temerán.
 
Te imploramos, con el gran poder de Tu diestra, que liberes al cautivo. Acepta la plegaria de Tu pueblo; fortalécenos, purifícanos, reverenciado. Poderoso, Te imploramos, guarda como la niña del ojo a aquéllos que procuran Tu Unicidad. Bendícelos, purifícalos; concédeles por siempre Tu misericordiosa rectitud. Poderoso, Santo, en Tu abundante bondad, guía a Tu congregación. Único y Soberbio, vuélvete hacia Tu pueblo que recuerda Tu santidad. Acepta nuestra súplica y escucha nuestro clamor, Tú que conoces los pensamientos secretos.
 
Bendito sea el nombre de la gloria de Su reino por siempre jamás.
 
Amo del universo, Tú nos has ordenado por medio de Moshé, Tu servidor, contar Sefirat HaOmer, a fin de purificarnos de nuestra iniquidad e impureza. Tal como has escrito en tu Torá: «Contaréis para vosotros desde el día siguiente al día de descanso, desde el día en que traéis el Omer como ofrenda mecida; [la cuenta será] siete semanas completas. Hasta el día posterior a la séptima semana contaréis cincuenta días», a fin de que las almas de Tu pueblo Israel sean purificadas de impureza. Por consiguiente, sea Tu voluntad, Adonai nuestro Di-s y Di-s de nuestros padres, que en mérito del Sefirat HaOmer que conté hoy Hod Shebe Netzaj, sea rectificado el daño que he causado en la sefira, y que yo sea purificado y santificado con la santidad suprema. Que de este modo se conceda abundante generosidad sobre todos los mundos. Que rectifique nuestro néfesh, rúaj y neshamá de toda bajeza y defecto, y que nos purifique y santifique con Tú suprema santidad. Amén, séla.
 
 

Guía Espiritual

 
 
Hod de Netzaj (Humildad en Persistencia)
 
Ceder — que es un resultado de la humildad— es un elemento esencial de la persistencia. Mantenerse firme puede ser a veces una fórmula para la destrucción. El roble, carente de la habilidad para arquearse frente a un huracán, es arrancado de cuajo. La caña, que cede combándose al viento, sobrevive sin problemas.
 
*¿Sé cuando ceder, por fortaleza y no por miedo? *¿Por qué con frecuencia temo ceder?
 
La determinación es alimentada por la fuerza interior. Hod de Netzaj es el humilde conocimiento y reconocimiento de que la capacidad para sobreponerse y tolerar proviene del alma que Di-s dio a cada persona. Esta humildad no compromete el impulso de la determinación 1 por el contrario, lo intensifica, porque la persistencia humana sólo puede abarcar una cierta distancia y soportar una determinada medida, mientras que la que proviene del alma Divina es ilimitada.
 
*¿Atribuyo mi éxito solamente a mi propia fuerza y determinación? *¿Estoy convencido de que soy omnipotente en virtud de mi grado de determinación? *¿ De dónde obtengo mi fuerza cuando todo parece tan desolado?
 
 

* EJERCICIO DEL DÍA:

 
Cuando despiertas, reconoce a Di-s por darte un alma con el extraordinario poder y versatilidad para persistir pese a los desafíos que te ponen a prueba. Esto te permitirá ganar energía y fuerzas para todo el día.
 
 
 

Pin It on Pinterest

Share This